Tus jefes no pueden implantarte un microchip, dicen los representantes de Indiana

ActualidadEEUUprivacidad

Tienes dos opciones, empleado: a) permitirnos introducir una jeringa entre tu pulgar y tu índice para que podamos inyectar un microchip, del tamaño de un grano de arroz, en tu mano que se puede usar como una tarjeta magnética para abrir puertas, registrar y operar impresoras o comprar en la máquina de bocadillos, o b) encontrar otro trabajo.

¿Un escenario improbable? Si. Pero solo por ahora. Y el estado estadounidense de Indiana quiere asegurarse de que siga siendo así.

La semana pasada, la Cámara de Representantes del estado aprobó por unanimidad el Proyecto de Ley 1143, que estipula que los empleadores no pueden obligar a sus empleados a tener una identificación o un chip de seguimiento implantado en sus cuerpos como condición de empleo. El proyecto de ley fue aprobado por la Cámara 96-0 y ahora se dirige al Senado para su consideración.

El patrocinador del proyecto de ley, el representante Alan Morrison, reconoció que no hay ninguna empresa en Indiana, ni en ningún otro lugar, que obligue a los trabajadores a implantarles un chip si quieren conservar sus trabajos, pero hay empresas que utilizan esta tecnología en un momento determinado, de forma voluntaria. Como informa el Indiana Lawyer, Morrison dijo que quiere asegurarse de que los empleadores no “sobrepasen sus límites” imponiendo microchips obligatorios a los empleados.

La privacidad es un tema importante. No creo que haya nada malo en que vayamos un poco por delante en algún aspecto.

Por supuesto, dijo la representante estatal Karlee Macer, quien votó por el proyecto de ley. Por otro lado, podríamos dedicar nuestro tiempo a legislar sobre cuestiones que realmente existen. NWI la citó:

Piense en los cientos de proyectos de ley que están parados y esperando y que nunca reciben audiencia. Hay muchas cosas importantes que debemos hacer en el estado de Indiana.

¡Pero es muy conveniente!

Hay al menos dos empresas que utilizan un microchip opcional en sus empleados: el startup hub sueco Epicenter y Three Market Square, con sede en Wisconsin.

En Epicenter, las inyecciones se han vuelto tan populares que tienen fiestas para los empleados dispuestos a someterse al proceso, como informó CNBC hace unos tres años (en otras palabras, ha estado sucediendo durante años). Suena como una circuncisión, excepto que se agrega algo en lugar de ser cortado.

La CNBC citó a Patrick Mesterton, cofundador y CEO de Epicenter, quien dijo, mientras abría una puerta cercana simplemente acercando la mano, que es muy conveniente:

El mayor beneficio, creo, es la conveniencia. Básicamente reemplaza muchas cosas que ya se tienen, otros dispositivos de comunicación, ya sean tarjetas de crédito o llaves.

Mesterton dijo que incluso él tenía sus dudas inicialmente. La tecnología plantea problemas de seguridad y privacidad: los chips son seguros biológicamente, pero generan datos sobre la frecuencia con la que los empleados vienen a trabajar o lo que compran. Si bien puede apagar las tarjetas magnéticas de la compañía o los teléfonos móviles, es totalmente distinto sacar un chip de tu cuerpo.

Y en lo que respecta a la aprensión, Mesterton comparó el microchip con todos los dispositivos médicos que estamos poniendo en nuestros cuerpos en estos días:

Quiero decir, las personas han estado implantando cosas en su cuerpo, como marcapasos y cosas para controlar su corazón. Esa es una forma mucho más seria que tener un pequeño chip que realmente puede comunicarse con los dispositivos.

Three Market Square, con sede en Wisconsin, también tuvo una fiesta especial para los empleados dispuestos en agosto de 2017 que comentaron “solo fue un pequeño pinchazo”.

Según el Chicago Tribune, los funcionarios dijeron que los datos en el microchip están cifrados y no usan GPS, por lo que no pueden usarse para rastrear a los empleados u obtener su información privada.

Hemos estado insertando un microchip a nuestros perros y gatos durante años. ¿Qué os parece lectores: listos para dar la “pata”?

Leave a Reply

Your email address will not be published.