La UE impone una multa de 4.342€ millones a Google

ActualidadAndroidGoogle

El pasado miércoles comenzó un periodo de 90 días para que Google pare “las restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda general en internet”, según la Comisión Europea.

Esta decisión conlleva una multa récor de 4.342€ millones.

Según el New York Times, este grave castigo es “uno de los movimientos regulatorios más agresivos jamás tomado contra empresas tecnológicas americanas”.

Casi dobla los 2.420€ millones que la Unión Europea infligió a esta empresa el año pasado por “abusar de su posición dominante como motor de búsqueda al otorgar una ventaja ilegal a su propio servicio de comparación de precios”.

La multa se presenta solo dos semanas después de que la empresa dueña de Google, Alphabet, presentara cuentas, que según Reuters suponen que tiene unas reservas en efectivo superiores a los 100.000$ millones.

La comisaria Margrethe Vestager, responsable de la Política de Competencia, dijo en un comunicado de prensa el pasado miércoles que el caso se refiere a tres tipos de restricciones, que ha impuesto Google a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes, para asegurarse de que el tráfico en los dispositivos Android se dirige al motor de búsqueda Google. Según la Comisión Europea, Google ha:

  • Obligado a los fabricantes a preinstalar la aplicación Google Search y el navegador Chrome como condición para conceder la licencia de su tienda de aplicaciones, Play Store.
  • Realizado pagos a determinados grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que preinstalaran exclusivamente la aplicación Google Search en sus dispositivos.
  • Iimpedido a los fabricantes que deseaban preinstalar aplicaciones de Google vender un solo dispositivo móvil inteligente que funcione en versiones alternativas de Android no aprobadas por Google (las denominadas «bifurcaciones de Android»).

Estas medidas antimonopolio empleadas por Android han ayudado a mantener a Google en el trono como el líder supremo, dijo Vestager:

De esta forma, Google ha utilizado Android como vehículo para consolidar el dominio de su motor de búsqueda. Estas prácticas han privado a sus competidores de la posibilidad de innovar y competir en función de sus méritos. Han impedido a los consumidores europeos beneficiarse de una competencia efectiva en un ámbito tan importante como el móvil. Esto es ilegal con arreglo a las normas de defensa de la competencia de la UE.

Además de acusar a Google por aplicar normas injustas para Android con el objetivo de mantener su motor de búsqueda en el top, Bruselas también acusó a la empresa de ofrecer un porcentaje de los beneficios de las búsquedas a los fabricantes y operadores de redes móviles que instalaran exclusivamente el motor de búsqueda de Google en sus dispositivos.

En un artículo llamado “Android ha creado más opciones, no menos”, el CEO de Google Sundar Pichai señaló que hace 11 años, Google decidió regalar Android. Gratis, pese a los miles de millones que costó desarrollarlo a como es actualmente.

Podemos ofrecer a los fabricantes una opción para preinstalar una serie apps populares de Google (como búsqueda, Chrome, Play, Mapas y Gmail), algunas de las cuales nos generarán beneficios y que ayudarán a que el teléfono funcione correctamente al ser estrenado. Los fabricantes no tienen porque instalar nuestros servicios y también son libres de instalar los de la competencia junto a los nuestros. Esto significa que solo ganamos dinero si se instalan las apps y los usuarios deciden utilizarlas.

Un portavoz de Google declaró a Digital Trends que todo esto ha generado “un ecosistema vibrante, de rápida innovación y precios más bajos” que no ha creado un monopolio si no un “escenario clásico de fuerte competencia”.

Pichai dijo en un Tuit que apelarán la decisión de la Comisión Europea:

Pichai advirtió que la decisión del miércoles podría poner fin a un Android gratuito o a un modelo de distribución más herméticamente controlado, como el de su rival Apple.

Nos preocupa que esta decisión disturbe el delicado equilibrio que hemos conseguido con Android, y signifique una preocupante señal a favor de los sistemas propietarios en vez de las plataformas abiertas.

Después de todo, si Google no puede sacar un beneficio de Android, puede significar que los fabricantes tendrán que pagar por Android, lo que hará más caros los teléfonos.

 

 

Para manteneros al día de las últimas amenazas haceros fans de nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter para intercambiar experiencias en torno al mundo de la seguridad. Si deseas recibir nuestro boletín de seguridad en tu correo electrónico, suscríbete en la siguiente aplicación:

Leave a Reply

Your email address will not be published.