El gobierno de EEUU promete que la NSA no recopilará datos de ubicación de teléfonos

ActualidadSmartphonesEEUU
NSA

Las agencias de inteligencia de EEUU no recopilarán los datos de geolocalización de los residentes en  EEUU en futuras investigaciones, reveló el gobierno de EEUU este mes. De hecho, no lo han hecho desde el verano pasado.

Los últimos 18 meses han visto cambios significativos en la recopilación de datos de ubicación de teléfonos en EEUU. Desde 1994, los organismos encargados de hacer cumplir la ley en los EEUU pudieron acceder a los registros judiciales gracias a una enmienda a la Ley de comunicaciones almacenadas de 1996. Según esta legislación, un juez podría dar acceso a los fiscales si pueden justificar que los registros de llamadas son relevantes y materiales para una investigación en curso.

Todo eso cambió tras una demanda presentada por Tim Carpenter, quien fue condenado en 2011 después de que los fiscales federales rastrearan los datos de la ubicación de su teléfono móvil, vinculando su teléfono con la hora y el lugar de varios robos. Carpenter demandó en la corte de apelaciones, alegando que el rastreo violó sus derechos de la Cuarta Enmienda. Perdió en la apelación, pero luego el caso fue a la Corte Suprema, que falló a su favor en una votación de 5-4.

Esa decisión detuvo la recopilación sin orden de datos de ubicación de teléfonos por parte de la policía y la policía federal, pero ¿qué pasa con las agencias de inteligencia?

En 2001, la sección 215 de la Ley PATRIOTA de EEUU modificó el Título V, Sección 501 de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), permitiendo a las agencias de inteligencia recopilar metadatos de llamadas (conocidos como registros de detalles de llamadas o CDR) que almacenan en repositorios y redes seguras. La NSA puede consultar los metadatos cuando tiene una sospecha razonable de que la llamada podría estar asociada con organizaciones terroristas extranjeras.

La Sección 215 está en la agenda del Congreso en este momento porque tiene los días contados en virtud de la Ley de Libertad de EEUU de 2015, que se creó para preservar el programa CDR de forma restringida. A menos que el Congreso renueve la Sección 215, dejará de existir el 15 de diciembre de 2019.

El historial de la NSA con los CDR ha sido irregular. En 2018, eliminó los CDR que había recopilado desde el inicio del programa en 2015, admitiendo que “irregularidades técnicas” significaban que había recopilado detalles de llamadas a las que no tenía derecho de acceso. Luego, este año le pidió permiso a la Casa Blanca para terminar el programa porque no valía la pena el esfuerzo.

En marzo de este año, el senador Ron Wyden le escribió al Director de Inteligencia Nacional, Daniel Coats, preguntándole sobre las intenciones de la comunidad de inteligencia tras el fallo de la Corte Suprema. Según los informes, Coats respondió que todavía no había brindado orientación a las agencias de inteligencia sobre el tema. Wyden escribió nuevamente el 30 de julio de 2019, presionando sobre el punto:

Si el Congreso va a volver a autorizar la Sección 215 antes de que expire en diciembre, necesito saber cómo se interpreta esta ley ahora, y cómo podría interpretarse en el futuro.

Coats ha dimitido desde entonces. La semana pasada, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional respondió, explicando que no había alcanzado una posición sobre el estado de las investigaciones penales en virtud del Título V.

En la carta, Benjamin T Fallon, subdirector de inteligencia nacional para Asuntos Legislativos, explicó que ni el Departamento de Justicia ni la comunidad de inteligencia habían llegado a una conclusión legal sobre las búsquedas de metadatos telefónicos del Título V después del caso Carpenter, y que el problema era tan constitucional y legal que no lo habían hecho desde el fallo de la Corte Suprema. Actualmente, usan los títulos I y III de FISA para obtener acceso a los metadatos del teléfono, según la carta.

Las cosas parecían más claras cuando estaban involucradas investigaciones antiterroristas. La carta agregaba que los CDR no incluyen legalmente los datos de ubicación del teléfono (también conocido como información de ubicación del móvil):

Finalmente, con respecto a una solicitud bajo el Título V para la producción de forma continua de registros detallados de llamadas relacionados con una investigación antiterrorista autorizada, el estatuto establece expresamente que el término “registro detallado de llamadas” no incluye “ubicación del móvil o información del posicionamiento global del sistema…”

Por lo tanto, el gobierno no puede obtener información de ubicación basada en CSLI o GPS en el caso de tales aplicaciones bajo el Título V de FISA.

Desde su solicitud de terminar el programa CDR, la NSA ha pedido que se mantenga su derecho a reintroducirlo. Según los informes, la última palabra de los demócratas es que retirarán la autorización para el programa de recopilación de metadatos de la NSA por completo, retirándolo de la mesa a partir del próximo mes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.